Necesito un implante dental. ¿Qué debo saber?

¿Has perdido algún diente y te sientes incómodo cuando sonríes? No te preocupes, puedes recuperar la confianza gracias a los implantes dentales. Son elementos metálicos que se colocan quirúrgicamente en los huesos maxilares, debajo de las encías. Una vez situados, el dentista puede poner encima las coronas o puentes fijos que reemplazarán las piezas dentarias perdidas.

Antes, las únicas opciones que teníamos para solucionar la pérdida de dientes eran un puente o prótesis dentales. Actualmente, la mejor solución a la hora de reemplazar los dientes perdidos son los implantes dentales.

Si necesitas algún implante dental o ya estás a punto de comenzar el tratamiento, sigue leyendo, te interesará. Desde Clínica Dental Oris te compartimos todo lo que necesitas saber sobre los procedimientos de implantes dentales.

Procedimiento de implante dental

El primer paso es la consulta. Antes de comenzar con el tratamiento, el especialista en implantología te examinará cuidadosamente la boca y determinará el estado de la mandíbula y dientes para saber si los implantes dentales son adecuados. Después de la evaluación oral, será necesario planificar el tratamiento.

Para recibir los implantes, es necesario tener las encías sanas y hueso en buen estado para que pueda soportar el implante. El paciente, además, debe asumir el compromiso de mantener sanas estas estructuras. La higiene bucal meticulosa y las visitas regulares odontológicas son esenciales para que los implantes dentales funcionen a largo plazo.

A continuación, el dentista inserta un implante dental donde falta el diente para unirse a la mandíbula y fijarse a los tejidos de la encía. Este proceso se denomina osteointegración. El tejido de las encías se vuelve a coser en su lugar.

El siguiente paso consiste en colocar el pilar y las huellas: es decir, la sustitución del tornillo curativo para un pilar protésico. En paralelo, se cogen huellas para la producción de una corona o un puente. El pilar es el elemento que conecta el diente de reemplazo con el implante.

Durante la última fase se asegura la corona dental: se fija la corona en las estribaciones protésicas. También se hace una supervisión de la estética y los ajustes para la comodidad y bienestar del paciente.

Tipo de implante dental

Cabe decir que hay dos tipos de implantes y el especialista determinará cuál es el más adecuado en cada caso:

  • Implantes osteointegrados. Son los que se implantan quirúrgicamente de forma directa en los huesos maxilares. Una vez que el tejido circundante ha cicatrizado, se requiere de una segunda cirugía para conectar un poste sobre el implante original. Finalmente, se coloca un diente artificial (o más) sobre el poste. Los dientes serán individuales o estarán agrupados en un puente o prótesis fija.
  • Implante subperióstico. Estos consisten en una especie de montura que se coloca en los huesos maxilares, justo debajo de la encía. Con la cicatrización de las encías, la montura se fija en el hueso maxilar. Los postes, que se colocan en la montura, sobresalen a través de las encías. Al igual que con los implantes endostiales, los dientes artificiales se colocan sobre estos palos.

La evolución del implante dental

La curación de tejidos puede tardar de 3 a 6 meses. Es natural tener algunas molestias después de la cirugía: es posible que notes contusiones en las encías, alguna inflamación alrededor de las encías y la cara, algún sangrado leve y dolor en el lugar del implante.

En este sentido, deberás provisionarte de algunos alimentos blandos después de la cirugía, así como tener a mano alguna bolsa de hielo para reducir la posible inflamación.

Además, es importante que mantengas unos buenos hábitos de higiene para proteger este implante. Esto significa pasar hilo dental todos los días y lavarse los dientes, como mínimo, dos veces al día.

Las ventajas de los implantes dentales

  1. La estética. Con el uso de coronas de cerámica total en implantes, el dentista puede seleccionar la tonalidad que más se adapte al color de los dientes vecinos. Una vez curados, los implantes dentales toman el papel de raíces naturales y no las sientes.
  2. Previene la pérdida ósea. Al perder un diente, el hueso de la mandíbula tiende a deteriorarse. Los implantes dentales estimulan el hueso de la mandíbula, evitando su degradación.
  3. Conservación de los dientes adyacentes. A diferencia de cuando se utilizaba un puente dental, un implante no descansa sobre los dientes adyacentes, y no ejerce ningún tipo de fuerza.
  4. Alta tasa de éxito. La tasa de éxito de los implantes dentales llega hasta el 98%. Hoy en día, los implantes tienen una vida útil indefinida, pero si se mantienen adecuadamente pueden durar toda la vida.

Gracias al progreso tecnológico actual en el campo de la odontología estética, hay más pacientes que optan por esta solución de tratamiento. En Clínica Dental Oris, en el corazón del barrio de Les Corts, tenemos especialistas en el campo de la implantología dental que te asesorarán para asegurar tu bienestar.

Categorias: