Las muelas del juicio en los jóvenes

Las muelas del juicio son las terceras molares de la dentadura de los humanos, y las últimas en salir. Aunque su aparición fluctúa, puede decirse que, en la horquilla que va de los 16 a los 30 años, pueden dar señales de vida. Ahora bien, también es cierto que hay personas a las que nunca les salen estas prendas dentales.

¿Por qué no aparecen?

Hay muchos factores que influyen, pero pueden destacarse dos. Por un lado, los cambios en el tipo de alimentación de los humanos han hecho que las muelas del juicio tengan, actualmente, una función bastante secundaria. Si lo comparamos con los pies, la función del dedo pequeño. Dicho de otra forma, no nos alimentamos igual ahora que nuestros antepasados de hace miles de años. Por otro lado, los cambios morfológicos de la boca a lo largo del tiempo también han provocado que, progresivamente, la aparición sea más tardía o incluso inexistente.

Una vez salen, ¿qué puede pasar?

El ciclo de irrupción de las muelas del juicio es el más lento de todas las piezas dentales de los adultos, y seguramente también de las más dolorosas. Por tanto, es muy habitual entre los y las jóvenes que, durante períodos prolongados, tengan molestias en la zona final de la boca: molestias a la hora de abrir y cerrar, inflamación de los ganglios inferiores, enrojecimiento e hinchazón en las encías

Para tratar todas estas circunstancias, es importante realizar un primer diagnóstico con una radiografía, que nos indicará varias cosas: la posición de las muelas del juicio, la posible interferencia con otras piezas o el estado de estos terceros molares.

En caso de que haya algún tipo de problema con las muelas del juicio (mala posición, falta de espacio, desalineación de otros dientes…), el dentista puede optar por hacer la extracción. Es una operación sencilla. Sin embargo, es recomendable que se haga cuando los pacientes son más jóvenes, ya que la capacidad de recuperación es mucho más rápida.

Si no hay problema, habrá que tener, eso sí, una serie de precauciones. Hay que tener en cuenta que las muelas del juicio, por su situación al final de la mandíbula y por el ritmo de crecimiento lento, suelen acumular más placa bacteriana de lo habitual. Por eso, hay que incidir en que, en estas franjas de edad, debe cepillarse bien esta zona.

Oris, bienestar dental

En una visita rutinaria, los dentistas de Oris detectarán enseguida cuál es el estado de las muelas del juicio que se encuentran en posición de salida.

Categorias: