¿Cómo ayudar a tus hijos a lavarse los dientes?

Introducir el hábito de lavarse los dientes en los niños y las niñas no siempre resulta una tarea fácil. Expresiones como ‘¿Ahora? ¡No!’, ‘Ya me los lavé ayer…’ o ‘Un poco más tarde’ seguro que como padres y madres las habéis escuchado alguna vez.

Más allá de convertir la higiene dental en una imposición a partir de una actitud de fuerza, debemos intentar que esta actividad se convierta en un hábito automatizado, en una constante como cambiarse de ropa, ducharse con regularidad o peinarse antes de salir de casa.

Una buena higiene bucal nos puede ahorrar muchas molestias dentales entre los pequeños. Si se os han acabado las estrategias para convencerlos o veis que se os agota la paciencia, aquí tenéis algunos trucos que os pueden ayudar.

La odontopediatra, una figura clave en el bienestar dental infantil

Actividad en familia

Queremos que los niños y las niñas acaben lavándose los dientes ellos solos, sí. Pero, para conseguirlo, debemos dar ejemplo nosotros. Sabemos que los pequeños actúan muy a menudo por imitación, especialmente cuando tienen pocos años. Este es un buen momento para convertir la higiene dental en una actividad familiar. Dicho de otra manera: cuando les pedimos que se laven los dientes, lavémonoslos nosotros como adultos. Este higiene en equipo creará unos vínculos familiares importantes y, además, fomentará la adquisición de este hábito.

Un cepillo divertido

Si lavarse los dientes debe convertirse a la larga en un hábito diario, tiene todo el sentido del mundo que el instrumento con el cual se lleva a cabo sea cómodo y que se lo sientan suyo. Dejad que el niño o la niña elija el cepillo que más le guste (y que tenga, por supuesto, todas las garantías de uso y de seguridad). O dejad que decore el mango con pegatinas, pinturas resistentes al agua… Seguro que estarán orgullosos de su creación y tendrán ganas de tenerlo entre manos para lavarse los dientes.

Una canción

Los odontólogos (y específicamente los odontopediatras) recomendamos que el cepillado de dientes dure entre dos y tres minutos. Niños y niñas siempre intentarán negociar a la baja. No perdáis la paciencia. Aprovechad la música para conseguir el objetivo: selecciona una canción, infantil o no, que dure entre dos y tres minutos, que le guste a tu hijo o hija. Será el cronómetro musical que ayudará a conseguir una higiene completa. También puede ayudar, en lugar de música, un reloj de arena para medir el paso del tiempo.

Un vídeo

A los pequeños les encanta gravarse. Les podéis proponer, de vez en cuando, hacer un video mientras se cepillan los dientes. No es necesario que luego lo colguéis en alguna red social. Pero seguro que les gustará ver cómo se cepillan los dientes desde una perspectiva totalmente nueva. ¡Seguro que se reirán muchísimo! No ha gustado mucho este vídeo de un ‘youtuber’ animado:

Nuevas tecnologías aplicadas al cepillado

Marcas reconocidas como Oral-B, conscientes de la necesidad de adquirir el hábito, han aprovechado la tecnología para hacer esta actividad más divertida. Oral-B Magic Timer es una aplicación para teléfonos y tabletas Android i IoS con animaciones y pegatinas virtuales, para que los niños y las niñas aprendan y se entretengan a la vez. Para conseguir la fidelización se incluyen retos diarios y semanales. Para los adolescentes, existen aplicaciones como Oral-B Fun Zone, también para Android i IoS, que propone una experiencia lúdica con animaciones y filtros divertidos que se pueden compartir en redes sociales.

Categorias: